Juguetes didácticos

Cada vez es más común ver jugueterías con las repisas a rebosar de modernos juguetes llenos de luces y que realizan asombrosos movimientos por los que los niños se vuelven locos consecuencia de las magníficas campañas de publicidad que desarrollan en televisión, pero.. ¿ Es de verdad la mejor opción un juguete de este tipo para los niños?

Son muchos los padres que rechazan este tipo de juguete “a pilas” ya que en ocasiones son juguetes solitarios que no ayudan a la socialización con más niños, y no es solo eso, sino que en algunos casos se producen desperfectos por el uso que a pesar de superar los controles de seguridad necesarios los juguetes se rompen exponiendo a los niños al peligro que suponen las pilas.

Lo primero que desarrolla un niño es su imaginación, y debido a la sofisticados que son los juguetes hoy en día anulan esta capacidad en gran medida, mientras que la simplicidad del juguete tradicional hace favorecer el uso de esta facultad. Es importante que los padres enseñen estos  juguetes didácticos a los niños, que transmitan que son los mismos con los que ellos jugaban para que despierten su interés por jugar con ellos y se conviertan así en una alternativa a la hora del juego.

Tal y como afirma el investigador José Pedro Sabina acerca de estos juegos, son beneficiosos en los niños ya que promueve “ juegos en grupo, actividad física e intelectual, mejora del vocabulario, ausencia de roles sexistas, relacionan a generaciones distantes” y además ayuda a eliminar “el espíritu consumista”. El debate está abierto, y la decisión está en la mano de los padres que son los que invierten en la educación de sus hijos.

Fuente: www.multididacticos.com