Bebés y niños aprenden jugando

Desarrollar su capacidad de socializar, así como sus destrezas cognitivas y motoras, además de fomentar su espíritu explorador para convertirlos en seres independientes y seguros, son los objetivos fundamentales de algunos centros de desarrollo infantil para bebés y niños pequeños que se han desarrollado en La Puntilla.

American Park, Gymboree y Chiky Place, son algunos de los centros más populares del sector. Aunque cada uno ofrece una propuesta diferente y tiene un método distinto de enseñanza, todos se rigen por la regla de ‘aprender jugando’; mediante la cual de una manera interactiva, con juegos didácticos y atractivos para los niños, aportan en el crecimiento integral del menor.

“Hacer que el niño se relacione con otros de su misma edad, genera resultados positivos porque los convierte en personas activamente sociables, forma su personalidad y carácter e incrementa su confianza y seguridad, ya que los obliga a desenvolverse en espacios diferentes al de la casa”, dice Stefy Pow, consejera y educadora de lactancia materna y disciplina positiva.

Para Paola Ponce, coordinadora académica de Gymboree, centro de estimulación temprana ubicado desde hace cinco años en el centro comercial Plaza Nova, en el km 2,5, el juego es la herramienta más importante. “De esta manera conocen y exploran el mundo de una forma lúdica y tácita, es un conocimiento experimental basado en los sentidos, todo lo que sienten, observan y escuchan es todo lo que van descubriendo”, explica.

Durante la clase los niños reaccionan con aplausos y gritos de alegría cuando burbujas de jabón explotan sobre alguna parte de su cuerpo o rostro; se ríen a la hora de descubrir cómo funciona cada estación de juego y corren denotando conocimiento y gusto del lugar.

“Me gusta que aprenden todo con la experiencia de tocar los objetos; además como las canciones e indicaciones de lo que deben hacer se las dan en inglés, los hacen familiarizarse con el idioma desde pequeños”, dice Paula Zambrano, madre de Martín, un niño de 1 año y 10 meses de edad.

Paola resalta la importancia de la estimulación y recomienda que debe darse lo más pronto posible. “El 80% del cerebro se desarrolla hasta los 5 años de edad, por eso hay que aprovechar la capacidad de aprendizaje del niño hasta esa etapa. Con la estimulación ellos trabajan todas las áreas del desarrollo: lenguaje, motricidad fina y gruesa; parte afectiva; lo que los ayuda a tener mejor adaptación al momento de ingresar a maternal o jardín de infantes”, explica.

En Gymboree existen varios niveles de estimulación que se establecen de acuerdo con la edad que tenga el niño y no se reciben bebés que tengan menos de 2 meses. Cada clase se complementa con juegos de vencer obstáculos, música, objetos visuales, actividades manuales, juegos de razonamiento, entre otros recursos.

La decoración de estos lugares es similar a una juguetería, con mucho color, juegos y música alegre; crea un área de confort para el niño y se lo estimula a desarrollar su imaginación y creatividad.

American Park es un parque de recreación infantil que abrió en mayo del año pasado y está ubicado en el km 2,5. Lo peculiar de este lugar es que cada área de juego está equipada con accesorios y objetos temáticos que permiten que el niño asuma un rol o una profesión y se desenvuelva en ese ambiente como si se tratara de una realidad.

Hay unas 15 áreas aproximadamente: la de los chefs, donde los niños usan delantales y gorros y preparan cupcakes, negritos, frutas de mazapán, entre otros dulces; el banco con billetes y monedas de juguete; las áreas de bomberos y de policía, cada una con los uniformes e implementos necesarios como extintores y esposas; el hospital con camilla y muñecos que hacen las veces de pacientes; el supermercado, en donde hay perchas con frascos de productos reales como champú, detergente, ambientador, leche, caja de huevos, dulces, entre otros productos.

Además, está la sección para los bebés con piscina de pelotas y juegos de material suave para evitar los golpes en las caídas; área de legos; computación; pared para escalar, carrusel, etcétera.

“Creo que estas actividades benefician a los niños en el desarrollo de destrezas en la comunicación, expresión corporal y artística; e incluso en la formación de su personalidad porque aquí son los niños los que deciden qué hacer según sus gustos y preferencias”, dice Andrea Villao, jefa de Marketing de American Park.

El área es un espacio abierto para la familia, cada niño debe cancelar un valor de $ 15 para tener acceso a las áreas, el tiempo que desee. Hay personal encargado de ayudar a los menores en todo momento, pero son los niños los que organizan sus juegos, no hay una programación específica de actividades.

Chiky Place, un centro de desarrollo infantil que está en el centro comercial Plaza Navona, en el km 5; tiene características similares.

Aquí mantienen el método del “eduentretenimiento” que es una combinación entre educación y entretenimiento. “Este es un lugar en el que sueltas al niño y él debe desenvolverse como pueda, basándose en su imaginación”, explica Daniela Luna, dueña del lugar.

El local es solo para niños de hasta 6 años. Todas las instalaciones del área de juego están hechas a su medida y equipadas con los implementos que se requiera; por ejemplo, el área de cocina tiene ollas, comida de plástico; el hospital tiene camilla; la de construcción tiene piezas para armar; así como también juegos didácticos, laberinto de obstáculos, mesa para pintar, entre otras áreas.

Daniela explica que uno de los objetivos principales de este programa es estimular su imaginación. “Aquí no hay elementos electrónicos ni con pila; cosas que encuentras fácilmente en una casa. Tratamos de que el niño utilice solo la imaginación, que tenga que razonar e identificar cada objeto u área para poderla utilizar, y así está aprendiendo y jugando”, dice.

Además del play ground también tiene un programa de estimulación temprana para niños de 1 a 3 años, basado en actividades que lo preparen en el proceso de adaptación cuando vaya a maternal. Así como también para bebés.

“Lo más importante es que los juegos son muy didácticos, son objetos de los que pueden aprender. Además el ambiente es ideal para que pierdan la timidez”, comenta Francia Ortega, mamá de Nicolás, quien tiene 2 años y 7 meses.

Además el lugar ofrece el servicio de Nany care, desde hace un año. Este consiste en cuidar al niño, sin necesidad de que algún familiar se quede en el lugar. “Esto lo pudimos hacer por el tiempo que llevamos en el sector y la confianza que nos hemos ganado de algunos clientes fijos, por eso no lo hicimos desde el inicio”, comenta Daniela.

El servicio tiene más acogida los fines de semana. El niño puede quedarse hasta máximo tres horas sin los padres. El lugar tiene un circuito cerrado de cámaras, que les permite a los padres ver a sus hijos en tiempo real.

Fuente: www.eluniverso.com